MAGDALENAS SIN GLUTEN

PAN SIN GLUTEN ESPECIADO DE MANZANA Y TRIGO SARRACENO

PAN DE COCO Y PLÁTANO SIN GLUTEN

BIZCOCHO INTEGRAL DE CALABACÍN Y PISTACHOS

GAZPACHO DE SANDÍA SIN GLUTEN

lunes, 15 de septiembre de 2014

Receta Leche de arroz y coco






Hoy, os voy a enseñar a preparar una deliciosa "leche" de arroz y coco. Para las personas intolerantes a la lactosa o para aquellas que sufráis de problemas digestivos, es una alternativa a la leche de vaca, sabrosa y nutritiva.
A parte de estar riquísima, tiene muchas propiedades. La leche de arroz presenta muy bajos niveles de grasas y, en cambio, altas concentraciones de nutrientes. Es destacable su valor energético, debido al gran contenido en carbohidratos, así como la ausencia de colesterol y lactosa. La leche de arroz, también puede ayudar a  prevenir problemas cardiovasculares y derrames cerebrales gracias a su contenido en flavonoides.
Así mismo, nos ayuda a mejorar el tránsito intestinal ya que, debido a la fermentación del arroz, el almidón se rompe regulando así la flora intestinal.

Sin embargo, algo que debemos tener en cuenta, es que posee bajos niveles  proteicos y de calcio. Problema de fácil solución, si le añadimos al arroz la leche de coco, altamente rica en proteínas, carbohidratos, grasas saturadas, fibra, vitaminas del grupo B, y minerales y oligoelementos, tales como el potasio, el fósforo, el selenio o el cromo. Como os decía, la leche de coco es rica en grasas saturadas, pero en este caso, no se metabolizan de la misma forma que los ácidos grasos que contienen los productos de origen animal, por lo cual no son malas para la salud. De hecho, las personas con dietas que incluyen leche de coco, tienen niveles más bajos de colesterol y menores tasas de enfermedades del corazón, además de que ha quedado demostrado los efectos del aceite de coco como reductor del riesgo de enfermedades del corazón.

Para preparar la leche vais a necesitar:

- 2 cucharadas colmadas de arroz (a ser posible ecológico).
-1 litro de agua (si no añadís leche de coco, poned 1.200ml de agua, por la evaporación).
-Edulcorante (según vuestro gusto o vuestras necesidades). Podéis usar azúcar blanca, morena,         estevia, azúcar de coco, fructosa, dátiles.. Queda mucho mejor con azúcar blanca o fructosa. La morena y la de coco la tiñen y no queda tan blanquita como debería.
-Unos 150ml de leche de coco (de venta en grandes superficies o establecimientos de comida asiática).
-Una pizca de sal (mejor marina o del Himalaya)

Preparación:

Poner a cocer el arroz con el agua y la sal durante aproximadamente 10-15 minutos desde que empiece el hervor. Retirar del fuego, y muy importante dejar enfriar antes de añadirle la leche de coco, de lo contrario se os cortará. Una vez frío, batimos el arroz con una batidora, y pasamos por colador. A continuación añadimos la leche de coco y el azúcar al gusto.
La podéis tomar fría, caliente o templada. Tened en cuenta que con el frío el coco va a tender a solidificar, por lo que os aconsejo que al menos la templéis.
Otra opción es dejarla sin edulcorar para que cada uno se eche lo que desee.


Consejos:

Es imprescindible dejarla enfriar antes de añadir el coco. Como os comentaba, el arroz es mejor usarlo ecológico. No os preocupéis por el precio, ya que un paquete de este arroz viene a costar unos 2 euros pero tenéis para preparar muchos y  muchos litros de leche. Si no tenéis podéis usar el normal, aunque os aconsejo dejarlo en remojo una hora.
La textura de la leche os quedará más o menos espesa en función de la cantidad de arroz y de coco que pongáis. Si la queréis más liviana poner las dos cucharadas de arroz rasas. Si por el contrario os gusta más sabor a coco y más espesa, echar más leche de coco. Es cuestión de ir experimentando.
Comprobad con atención la leche de coco que compráis. La ideal sería la que contiene un 60% de coco y un 40% de agua. En el mercado hay multitud de marcas. Por experiencia, os aconsejo comprarla en los establecimientos de comida asiática. A parte de costaros tres veces menos que en cualquier otro establecimiento (unos 80 céntimos la lata en comparación con unos 2€ de las grandes superficies), en estas tiendas las vais a encontrar con mayor pureza. La leche de coco se usa en muchas recetas de comida asiática y por ello la tienen de buena calidad. Si vivís en Madrid os aconsejo que vayáis a la calle General Margallo (metro Tetuán) donde hay muchas tiendas de comida asiática.
Otro consejo es conservarla en una botella de cristal bien lavada previamente, y os durará de 3-4 días sin problemas.
Siempre que vayáis a usarla debéis mezclarla bien.
Si queréis aportar mayor cantidad de calcio, a la hora de batir la leche, podéis añadirle unas semillas de sésamo. No le va a cambiar el sabor ni la textura, y en cambio os proporcionará gran cantidad de calcio y hierro.
Por último deciros, que si no os gusta el sabor a coco, durante la cocción podéis añadirle canela, vainilla o el gusto que deseéis.La canela mejor si es en polvo, en rama le da un cierto gusto amargo que, por lo menos a mi, no me gusta.

Nota
La leche de coco, tiende a solidificar con el frío, por lo que no os extrañe si al cogerla de la nevera veis flotando en la leche coco solidificado. Moverlo bien y templadlo un poco al microondas y listo!!

De verdad os animo a probarla, está deliciosa y como os decía muy digestiva, los niños pueden tomarla perfectamente y les va a encantar. La ventaja de hacerla en casa es aseguraros de que no contiene ningún aditivo y lo que es mejor, el precio. El litro de esta leche en el mercado es de aproximadamente 2.70€, mientras que en casa por unos céntimos tendréis un litro.
Pasad un buen día!!