martes, 26 de enero de 2016

Hamburguesas de avena, tofu y shiitake

Buenos días a todos. Para hoy, os propongo unas hamburguesas vegetales de tofu, avena y shiitake, totalmente veganas, que son fáciles de hacer y, de verdad, muy muy ricas.
Están cargadas de valores nutritivos. Entre otros, tienen un alto contenido en proteína vegetal y son ricas en fibra.
Además, son ligeras y fácilmente digeribles, por lo que resultan ideales para cenas de los más pequeños. Si les resulta más divertido, podéis formarles unas hamburguesas completas con el pan, tomate, lechuga o, simplemente, servirlas acompañadas de una sabrosa ensalada.
La receta es para unas 6 u 8 hamburguesas. Si no queréis hacer todas en el momento, podéis congelarlas en film transparente y sacarlas del congelador cuando las necesitéis.

Los ingredientes que vais a necesitar son:

-100 grs. de shiitake fresco.
-1 lata de pimiento rojo de unos 60grs.
-1 zanahoria.
-1 taza de copos de avena suaves.
-1 cucharada sopera de salsa de soja.
-150 grs. de tofu duro.
-Cebollino al gusto.
-Anacardos al gusto.
-Pan rallado (el que admita).
-Un poco de curry (opcional).
-Sal y aceite de oliva.


Foto 1
En un bol grande, echamos los copos de avena y le añadimos un poco de agua templada hasta que se haga una masa, que no debe de quedar muy líquida (foto 1). Dejamos reposar.
Mientras, vamos picando la zanahoria (foto 2).
La añadimos a los copos de avena remojados y removemos bien.
Foto 2
Después, lavamos, secamos y troceamos el shiitake.
Es importante el paso del secado. Mejor hacerlo con papel de cocina y de forma delicada. Las setas, no deben quedar húmedas para que luego no nos estropeen la consistencia de la hamburguesa.
Este tipo de seta, es difícil de localizar. Yo suelo comprarla en tiendas de comida asiática donde suelen tenerla, ya que, es una seta muy apreciada en la comida asiática.
Foto 3
Añadimos las setas troceadas a la mezcla anterior y volvemos a remover, esta vez con más cuidado para evitar que se deshaga la seta en exceso.
A continuación, picamos el pimiento y el cebollino y los añadimos (foto 3). Volvemos a remover.
Foto 4
En la picadora, trituramos bien el tofu, que quedará como una masa y después hacemos lo mismo con los anacardos (foto 4). Agregamos la salsa de soja, el curry o las especias deseadas y rectificamos de sal.
Removemos todo bien y, a continuación, vamos añadiendo poco a poco el pan rallado a la vez que mezclamos (foto 5). No pongo cantidad de pan rallado, puesto que debemos ir ligando la masa y echarle la
Foto 5
cantidad que admita para que las hamburguesas no se peguen en las manos. Teniendo en cuenta que está masa es algo pegajosa, os aconsejo formar las hamburguesas con moldes especiales para ello. Abajo veréis las fotos de los que yo uso.
Para formar las hamburguesas, enharinamos bien una superficie y, con moldes, las vamos dando forma. Una vez las tengáis con la forma y tamaño deseado, calentamos una cucharada de aceite de oliva en la sartén y las doramos por ambas caras.
Estás hamburguesas son deliciosas, y admiten múltiples variaciones, en lugar de shiitake yo también las hago de calabaza cocida y pasas, de espinacas cocidas con piñones, berenjena, brócoli, de champiñones...Podéis cambiar las especias, por ejemplo, echarle cúrcuma, hierbas provenzales, mostaza en grano, pimienta, perejil fresco, dependerá de vuestro gusto. También podéis sustituir el pan rallado por harina de garbanzo, pero para mi gusto quedan más ricas con el pan.
Espero que os guste y no dudéis en dejar vuestros comentarios. Buen día!!













miércoles, 20 de enero de 2016

Amapola Bio-cosmetics, cosmética natural viva

El mes pasado, pudimos disfrutar de una charla gratuita en Espacio Orgánico, impartida por Ana Isabel de Andrés, directora técnica, promotora y fundadora de Amapola Bio-cosmetics. En esta charla, Ana Isabel nos habló de forma amplia de las grandes diferencias entre la cosmética natural y la cosmética comercial o tradicional.
Ana Isabel, es farmacéutica y cosmetóloga pero, ante todo como ella misma dice, amante de la naturaleza y por ello le tiene un profundo respeto.
Debido a sus necesidades e inquietudes personales, comenzó a formular con plantas, guardando así el máximo respeto al medio ambiente y a los animales. Así e, como allá por el 2001 nació Amapola Bio-cosmetics. Bi-cosmetics cuenta hoy con más de 120 puntos de venta y representación en España, Japón e Italia.
Ana Isabel en plena conferencia
Como ella misma cuenta, los inicios fueron duros, pero gracias a su tesón y esfuerzo y la colaboración de muchos, Bio-cosmetics, aboga por una cosmética 100% natural, lo que implica que no se usen colorantes, perfumes artificiales, conservantes, derivados petrolíferos, etc. Tampoco, por supuesto, testan en animales y utilizan envases reciclados. No se emplean embalajes innecesarios, que contaminan el medio ambiente y que, además, encarecerían el producto final.
Nuestra piel también se alimenta

 Como nos explicó Ana Isabel, las diferencias entre la cosmética convencional y la natural son muchas. La primera diferencia es en cuanto al aspecto. La cosmética natural presenta un textura, olor, color y untuosidad diferentes. Por ejemplo, como no se usan fijadores del olor, tan solo se usan aceites esenciales naturales, el olor es intenso al principio pero desaparece progresivamente en poco tiempo, a diferencia de la cosmética convencional que tiene un olor intenso y que, gracias a los fijadores bastante dañinos por cierto para el ser humano, perdura durante horas. El color es el que los principios activos le otorgan.
Otra diferencia es la caducidad, los cosméticos naturales tienen un período de uso corto, ya que no llevan conservantes, si no que son los propios aceites esenciales los que  funcionan como tal. El color del producto final, nunca va a ser igual, dependerá de la cosecha de plantas, influida por la estación, clima etc. Por el contrario, la cosmética comercial, se elaboran en cadena sin modificar ninguna característica de un bote a otro.
Muestras que muy amablemente nos dieron para probar
Otra diferencia, es que en la cosmética natural se usan principios activos vivos (plantas) como principio activo mayoritario, mientras que en la cosméticas convencional se emplea una parte muy pequeña de principios activos, que además suelen estar sintetizados. La mayoría de la composición de una crema comercial es a base de excipientes, conservantes, aceites minerales, derivados del petróleo, etc. Por ello, la cosmética natural, tarda más tiempo en actuar que la convencional, sin embrago, su efecto es a largo plazo, mientras que la cosmética convencional tiene un resultado efímero, perdiéndose en cuando deja de usarse.


Maravillosa limpiadora de saponaria que adquirí
La mayoría de las composiciones de Biocosmetics, son aptas para veganos, solo algunas formulas incluyen miel y cera de abejas, lo cual está perfectamente indicado en la composición.
Por supuesto, todos sus ingredientes proceden de agricultura ecológica, sin uso de pesticidas ni herbicidas, que contaminan altamente el medio y están certificados por el sello Bio Vida sana.
Y por último, contaros que en la cosmética convencional se usa agua irradiada para eliminar la carga bacteriana, al contrario que en la cosmética natural en la que se agua destilada y aguas florales.
Durante la charla, nos dieron a conocer sus productos y nos regalaron muestras de cada uno de ellos. La experiencia ha sido tan buena, que decidí adquirir varios de ellos, entre otros la crema de rosa mosqueta y la limpiadora facial en crema.
Muestras con folletos explicativos de como usar cada gama

En los días que llevo usándolas, he experimentado una mejoría notable de mi piel, poros más cerrados, nada de rojeces y un aspecto más hidratado y liso en general. La rosa de mosqueta es regeneradora y cicatrizante y además, previene la formación de arrugas. La composición de esta crema es la siguiente: Water (Aqua), Rosa Moschata Oil*, Aloe Barbadensis Extract*, Persea Gratísima (Avocado) Oil*, Cetearyl Alcohol and Cetearyl Glucoside, Glycerin*, Triticum Vulgare (Germ) Seed Oil, Rosmarinus Officinalis Extract, Benzoic Acid, Sorbic Acid, Dehidroacetic Acid, Benzyl Alcohol, Citrus Paradisi Peel EssentialOil, Cananga Odorata Flower Essential Oil, Limoneno. *ingrediente ecológico certificado.
En su página web, tenéis la composición y descripción detallada de cada uno de sus productos, http://www.amapolabio.com/.

La increíble crema de Rosa Mosqueta

Mi hija está usando la crema facial de Bardana y ortiga, para pieles grasas y también la de caléndula para pieles sensibles que, por cierto, huele genial a aceite esencial de pomelo,  y está encantada con el resultado. Tenía la piel con muchas marcas debidas a los granitos y le ha mejorado considerablemente. Desde luego, Amapola Bio-cosmetics no tiene nada que envidiar a marcas más caras como Dr. Hauschka o Logona, yo he usado ambas y me quedo con Amapola.
Me gustaría comentaros, que está entrada la estoy escribiendo de forma desinteresada. Bio-cosmetics no me patrocina, ni me ha dado productos a probar. Con ello quiero mostraros mi opinión neutral y totalmente fiable en base a mi experiencia sobre estos productos y que, por supuesto, cada uno decida la cosmética que desee utilizar.
La marca vende de forma online y en varios herbolarios nacionales. Concretamente, yo la compro en Espacio Orgánico en Alcobendas.
Os dejo las fotos de la charla y de los productos, además de todo el catálogo que posee la marca.
Ya me contaréis si decidís probarla y cómo os va.
Por cierto, tienen línea para hombres. Así pues, ya no hay excusa para que nuestros chicos no se cuiden ;).

Un abrazo


Catálogo completo de Biocosmetics que incluye; líneas faciales de todo tipo, aceites esenciales, jabones, línea solar, limpiadoras, etc.

Línea facial de Rosa Mosqueta

Línea facial: limpiadora, crema de aloe vera, exfoliante de albaricoque..

Leche corporal de Hipérico, crema anticelulítica, crema Camino de Santiago (para pies y piernas cansadas)

Línea de bebé

Bálsamos de caléndula, hipérico, menta y tomillo

Línea de Argán para una alta hidratación

Línea de hombre

Lína solar

Aceites esenciales

Jabones naturales

Aceites corporales y sales del Mar Muerto

















lunes, 11 de enero de 2016

El Azul de Fúcar, desayunos sanos y económicos en el barrio de las letras.

Buscando de nuevo opciones para nuestros desayunos perrunos, decidimos visitar El Azul de Fúcar, en la calle Fúcar número 1, en el barrileño barrio de las letras.
El local, es íntimo y acogedor, algo bohemio, y como no, abunda un precioso color azul turquesa, en una decoración bonita y escogida con cuidado. Me dio la sensación de estar en un saloncito con sus lámparas y estanterías llenas de libros ya que, el local, promueve el " Book Crossing", dejas un libro para que lo lean otras personas y coges otro.

Por supuesto El Azul de Fúcar es "dog friendly", y allí acudimos con Miru, que fue muy bien recibido y, como siempre se portó muy bien.
Lo primero que te llama la atención cuando entras al restaurante, es la vitrina que tiene expuestas las tartas del día, por cierto, riquísimas y caseras.

El local no es demasiado grande,  por lo que si no sois amigos de madrugar, os recomiendo que reservéis. Nosotros fuimos a desayunar pero, el restaurante, abre su cocina de forma ininterrumpida para desayunos, menú del día, meriendas y cenas.

Como os decía, todas las tartas y bizcochos son caseros y, el pan, es elaborado por ellos mismos con masa madre. Entre las tartas más recomendadas están la de queso con un toque a limón y con frutos rojo, el strudel de manzana, la de chocolate, la de dulce de leche y, por supuesto, la estrella, la tarta de zanahoria. Cachis!! nosotros esta vez no la probamos, tomamos una de chocolate que estaba buena, pero tenemos pendiente volver a probar la tan recomendada y aclamada tarta de zanahoria de este local.

En la carta se incluyen opciones para vegetarianos como  hummus, salmorejo, ensaladas, zumos naturales y hamburguesas vegetarianas. También disponen de leches vegetales.

En verano ofrecen bebidas refrescantes como tés helados, agua de jengibre o de pepino y lima.
Tienen una variada selección de tés e infusiones. Y el café es delicioso. La carta se completa con zumos y batidos naturales.
También son famosos por sus sándwiches, entre los que podéis encontrar: el canario, el británico, el jamonero, el mixto, el provenzal...
Los menús que se ofrecen a diario (de lunes a viernes) son los siguientes:
Opción azul : legumbres y vegetales + café ó postre por 5,90 €.
Opción verde: (vegetariana) A elegir entre legumbres del día/ crema del día / salmorejo / hummus y de segundo a elegir entre quiche de verduras/hamburguesa / ensalada/ sandwich + café ó postre por 7,90 €.
Opción roja: (no vegetariana) A elegir entre legumbres del día/ crema del día / salmorejo / hummus  y de segundo a elegir entre pastel de carne / hamburguesa / sandwich / pita +  café ó postre por 8,90 €. No incluyen bebida.

En nuestro caso, desayunamos un sandwich Escandinavo con: tostada de centeno, salmón ahumado noruego, crema Mascarpone, eneldo y espinacas y dos Italoamericanos con: mozzarella, tomate seco, espinacas y orégano. Todo delicioso. Además del café y las infusiones, también pedimos una porción de tarta de chocolate, que también estaba bastante buena.

Así pues, si queréis pasar un rato agradable y descansar del mundanal ruido del bullicioso centro de Madrid, os aconsejo visitar El Azul de Fúcar. Disfrutaréis de un trato amable y de una comida rica y con relación-calidad precio muy razonable.

Por cierto, siguiendo la calle Fúcar, encontraréis Le moulin, una maravillosa tiendecita para comprar a granel todo lo que necesitéis, a la cual ya le dediqué una entrada que aquí os dejo: http://elartedecuidart.blogspot.com.es/2015/11/le-moulin-todo-lo-que-puedas-necesitar.html

Os dejo direcciones, horarios, teléfonos y las fotos que tomamos. Un abrazo a todos.

Dirección: Calle Fúcar, 1, 28014 Madrid

Teléfono: 91 429 07 73

Horario:  Lunes a Jueves: 10-1h // Viernes: 10-2h // Sábados: 11-2h // Domingos: 11-1h

Los desayunos se sirven:
Lunes-Viernes de 10-13h.
Sábados y Domingos de 11-13h.


Páginas web:

https://www.facebook.com/ElAzuldeFucar/
http://www.el-azul.es/  en construcción

Fachada del EL Azul de Fúcar, preciosos colores turquesa


Estanterías con libros que llenan todo el local.

La mesa que todo el mundo quiere!

Carta de desayunos 1

Carta de desayunos 2

Expositor de las tartas del día

Nuestro Miru con cara indiferente jejeje

Sandwich  Escandinavo.

Sandwich Italoamericano



Tarta de chocolate






martes, 5 de enero de 2016

Confitura de mango, peras y manzanas. Sin azúcar añadida



¿Qué tal habéis comenzado el año?. ¿Habéis glotoneado mucho? ;). Ahora toca empezar a cuidarse de nuevo. Todos cometemos excesos en navidad, en especial, en la alta ingesta de azúcares y grasas. Por eso, para hoy os propongo una receta de mermelada casera para hacer nuestros desayunos lo más sanos y nutritivos posibles. La he elaborado sin nada de azúcar añadida, tan solo la que proviene de las frutas. Por lo que, con medida, es apta para diabéticos y dietas bajas en azúcares.
Al ser casera, no lleva añadidas peptinas, conservantes ni colorantes. Os animo a hacerla, es muy sencilla y está riquísima.
Para elaborarla, he utilizado la panificadora, a la que le doy mucho uso, pero si no tenéis, podéis elaborarla en una olla a fuego lento. Es algo más pesada de hacer, ya que hay que remover con frecuencia para que no se os pegue. Si la hacéis con el método tradicional de la olla, tendréis que añadir algo de agua, pero no la echéis de golpe!!. La fruta (en especial la pera) irá liberando su propia agua y corréis el riesgo de que se os quede demasiado caldosa.
Yo os propongo estas frutas, pero  no hay mejor manera para aprovechar frutas algo pasadas que haciendo confituras caseras. Podéis usar mandarinas, naranjas, plátano, kiwi, sandía, calabaza, y un largo etcétera.


Para elaborarla es necesario: 

-1 mango pequeño maduro.
-3 peras maduras.
-2 manzanas pequeñas.
-Dátiles al gusto (yo empleé unos 6-7 y quedó en el punto de dulzor).
- El zumo de medio limón.

Procedimiento:

Pelar y trocear todos los ingredientes y ponerlos en la cubeta de la panificadora. Regar con el jugo del limón. Programar la panificadora en el programa de confitura. En la mía tiene una duración de 1h y media, pero tan solo hizo falta 1h y 10 minutos y ya estaba hecha.
Retirar la cubeta con cuidado de no quemarnos y echar la fruta en un vaso para batidora. Triturar todo bien.
Para conservarla, la guardamos en tarros de cristal previamente lavados o esterilizados (hirviéndolos en agua unos minutos). Si queréis conservarla mucho tiempo, es preferible que los tarros sean pequeños para ir consumiéndola poco a poco, y lo mejor sería cocerlos al baño María, sumergiéndolos en agua hasta la tapa e hirviendo por unos 20 minutos. Si por el contrario vais a consumirla en relativamente poco tiempo, es suficiente con llenar el bote hasta el borde y tapar cuando está caliente y por último le damos la vuelta, dejando en esta posición hasta que se enfríe la mermelada.

Si queréis echar un vistazo a otras recetas de mermeladas caseras de mi blog os dejo los enlaces:

http://elartedecuidart.blogspot.com.es/2015/04/mermelada-casera-de-manzana-canela-y.html

http://elartedecuidart.blogspot.com.es/2015/07/mermelada-melaza-de-datiles.html

¡Buen provecho!