martes, 29 de marzo de 2016

Pan de plátano sin gluten panificadora

Pan sin gluten fácil
¡Pero qué rico está este pan!. Delicioso para desayunos y meriendas, por su sabor dulzón. Además de sano, es sumamente fácil de preparar, ya que no lleva levadura y, por lo tanto, nos libramos de los largos tiempos de fermentado. No necesitamos de ningún utensilio especial, tan solo el horno, un recipiente grande par mezclar y uno apto para hornear.
Por supuesto es sin gluten. En esta ocasión he utilizado harina de arroz y de mijo, pero podéis probar con otras como la de almendra. Lleva dos cucharadas de miel, pero si no podéis tomar nada de azúcar, podéis usar xilitol (que tiene un índice glucémico de 7 en comparación con el 70 del azúcar blanco) o bien sustituir por algún otro azúcar natural como la de coco.

Para elaborarlo vamos a necesitar:

-1 molde apto para horno (tipo plum cake).
Pan sin gluten fácil de hacer
- Papel de hornear.

Ingredientes:

- 4 Huevos.
- 3 plátanos maduros.
- 2 cucharadas de miel.
- 1 cucharadita de canela.
- 1/2 cucharadita de esencia pura de vainilla en
   polvo.
- 150 gramos de coco rallado.
- 60 gramos de aceite de coco (también podéis   untar de oliva suave, pero le dará un sabor más fuerte al pan).
- 30 gramos de semillas de lino dorado.
- 200 gramos de harina de arroz.
- 200 gramos de harina de mijo.
- 1 Sobre de polvo para hornear (yo usé Biovegan).
- Nueces y canela para decorar.

Pan sin gluten fácil de hacer

Preparación:

Partimos el plátano en rodajas y lo machacamos haciendo un puré. A continuación, añadimos la miel, el aceite (líquido, si está sólido ponedlo al baño María unos minutos), la canela, la vainilla y los huevos. Removemos muy bien y, cuando esté todo ligado, añadimos el coco rallado y las semillas de lino. Volvemos a mezclar y, por último, añadimos los dos tipos de harina y el polvo de hornear. Precalentamos el horno a 160º C. Seguimos trabajamos bien la masa con una lengua de silicona hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Por último, forramos de papel de hornear el molde y lo untamos ligeramente con aceite. Volcamos la masa distribuyéndola bien por todo el recipiente y, finalmente, espolvoreamos de canela y colocamos unas nueces por encima.
Horneamos unos 45 minutos o hasta que al pinchar salga limpio.
Ya solo nos queda dejar enfriar, desmoldar y saborearlo.

Os invito a hacerlo, ¡veréis qué rico está!.

Consejos: si vemos que se tuesta demasiado, podemos colocar un poco de papel de aluminio por encima. A mi no se me tostó mucho y eso que uso un horno con convección.
Si lo queréis más dulce, podéis añadir una cucharada rasa de xilitol, panela o azúcar de coco.
Si no queréis emplear huevos, podéis sustituirlos por alguna leche vegetal.
Y dejo a vuestra a imaginación la forma de decorarlo, con semillas, con plátano, con coco rallado, con otros frutos secos, a vuestro gusto.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Bump Green, un vergel en el barrio de Salamanca

Cartel vegetal de Bump Green
Precioso luminoso repleto de detalles naturales
En nuestro afán por descubrir sitios nuevos que nos soprendan y, que además, permitan la entrada de nuestros canes, visitamos el Bump Green en el barrio de Salamanca, concretamente en la calle Velazquez número 11. El Bump Green, abrió sus puertas el pasado mes de febrero y, estoy convencida, de que en poco tiempo se va a convertir en un local de culto en Madrid. Desde luego, nosotros salimos encantados, tanto por el trato recibido, la decoración, la bienvenida a nuestro perrito y, por supuesto, por la calidad de la comida.
Os invito a acompañarme en nuestro recorrido por el  Bump Green y, estoy segura, de que no vais a tardar mucho en visitarlo.
Nada más entrar en el local, nos recibe un precioso mostrador en el que podemos comprar productos artesanales como, por ejemplo, mieles, tés, panes de masa madre o fruta fresca de temporada.
Recibidor Bump Green
Entrada del Bump Green
A la izquierda, tenemos a nuestra disposición una nevera con sus "cold pressed", recién elaborados con base de leches vegetales (coco, almendras o chufa) o base de fruta.
Según nos adentramos, nos empieza a envolver el color verde que da nombre al restaurante. Unas cestas con frutas y vegetales perfectamente elegidos decoran el suelo. Los butacones con orejeras, son los protagonistas de una pequeña zona, en la que el comensal podrá disfrutar de un delicioso desayuno viendo pasar a los viandantes.
Si seguimos adelante, vemos un saloncito bellamente amueblado, en el que un proyector nos lanza mensajes e imágenes optimistas.
La decoración es totalmente espectacular y, todo lo expuesto,  está a la venta. Así que ya sabéis, si tenéis una buena cartera podéis salir del restaurante con el estómago satisfecho y con una pieza de decoración exclusiva.
Bocata tortilla Bump Green
En una palabra ¡impresionante! el bocata de tortilla
Para mí, el punto fuerte de local, es la maravillosa terraza de la que dispone. La decoración es magnifica, teniendo presente la naturaleza por todas partes, musgo en las paredes, piñas, ramitas secas... en una palabra preciosa.
Pero el color verde, no solo decora el restaurante, sino que también se ha tratado de reflejar en toda su carta.
El Bump Green, cuenta con la colaboración de David Ariza, especialista en cocina con plantas silvestres y Jordi Bresó, experto repostero. Ambos son valencianos y formados en el Basque Culinary Center. Su propósito en Bump Green, ha sido renovar recetas tradicionales, a la vez que implementar productos totalmente ecológicos y sostenibles de agricultura y ganadería locales, colaborando directamente con artesanos, agricultores, ganaderos y recolectores.
La carta de Bump Green es bastante completa. Para empezar, tenemos los desayunos típicos de café y bollería (en este caso croissant o coca artesana de zanahoria y coco) que rondan los 3 €.
Productos artesanales Bump Green
Expositor de productos ecológicos
artesanales a la venta
También podemos disfrutar de unas "tostas montadas" como, por ejemplo: la de aceite, mermeladas caseras (me llamó poderosamente la atención la de mermelada de albaricoque y lavanda uhmmm), la de jamón de pavo o jamón ibérico y muchas otras. Más abajo os dejaré las fotos de la carta completa.
Además, nos proponen unos zumos elaborados mediante la aplicación "Food-Paring" que nos ayuda a identificar alimentos que combinan bien juntos. Podéis utilizar una demo en su página web https://www.foodpairing.com/en/home.
Los zumos, son preparados en el momento, prensados en frío, con agua de mar tratada y sin ningún tipo de azúcares añadidos. Así mismo, sirven los "cold pressend juices", elaborados con una base de fruta o leche vegetal de almendra, coco o chufa.
En los entrantes, encontramos: hummus de temporada con rosquilletas de cacahuete de “Collaret”, cremas como la antioxidante de zanahoria y calabaza con jengibre o ensaladas como la de Quinoa, garbanzos, arroz negro y yogur o ensalada de crucíferas, con brócoli, coliflor, guisante, edamame, perejil, albahaca y sal de naranja.
Terraza Bump Green
La preciosa terraza del Bump Green 
El Bump Green, no es un restaurante vegetariano propiamente dicho pero, ofrecen muchos platos elaborados única y exclusivamente con productos vegetales, como por ejemplo las ostras veganas, de hojas marinas con emulsión casera; la crema de tomate servida dentro de una hogaza; berenjenas asadas con crema de almendra praliné; los espaguetis de calabacín con pesto verde y escabeche o las ensaladas.
Lo mismo ocurre con los productos que ofrecen en su carta libres de gluten, por ejemplo todos los zumos son gluten free al igual que los helados artesanos y también suelen tener pan elaborado sin gluten, la pena es que cuando estuvimos se les había agotado.
La carta se complementa con los arroces y una variada selección de platos de mar y montaña: tartar, ceviche, secreto ibérico o cordero, o el burger de rabo de toro desmigado con pan de harina ecológica y mermelada de piquillo.
La carta de postres, elaborada por Bresó, suena de lo más apetecible. Helados caseros (sin gluten), sorbetes artesanos de varios sabores como: coco y lima, manzana y apio, frambuesa y remolacha, tiramisú con espuma de Mascarpone y panetonne desmigado, flan de calabaza ecológica con merengue y tostado al soplete, piña osmotizada o tatín de manzana.
Detalle ventana mono Bump Green
Detalle ventana y lámpara de mono en la terraza
Entre tantas delicias, nos costó bastante elegir, y al final nos decantamos por una tosta con jamón de pavo, tomate y brotes que me encantó, ya que el jamón estaba tierno, salado en su punto, muy rico. También tomamos un bocata de tortilla David Ariza, ¡¡madre mía como estaba!!. El toque perfecto, dentro de un bollito de pan tipo gallego, colocaron una tortilla de patata muy blandita, deliciosa, riquísima. Y lo que más me gusto, y no me equivoco al decirlo, fue el zumo verde que pedimos, el Green Celery de manzana, romero, apio, perejil, limón y pepino. Ha sido, probablemente, el mejor zumo verde que he probado, el toque exacto de limón, el dulzor perfecto de la manzana, el sutil gusto amargo del apio, bueno... una delicia
Sin duda que vamos a volver a probar más platos de la carta.
Desde aquí, mi enhorabuena a todo el equipo y, espero que tengáis mucho éxito, ya que os lo merecéis.

Dirección: Calle Velazquez, 11.
Página web: en construcción.
Página Facebook: https://www.facebook.com/BumpGreen-Restaurante-955989941131647/?fref=ts


No dejéis de ver las fotos hasta el final, podréis babear con las delicias que tomamos jijiji.

¡Buen día a tod@s!


Miru posando en Bump Green
Nuestro Miru posando en el Bump Green 
detalle mesitas Bump Green
Rincón acogedor cerca de la ventana

Detalle butacones Bump Green
Cómodos butacones en los que disfrutar de la vista y de la comida

Detalle cestas con fruta y vegetales

Zumos Bump Green
Nevera de zumos

Detalle proyectos Bump Green
Detalle del proyector en el saloncito

Detalle salon Bump Green
Salón principal del Bump Green 

Detalle terraza ventana Bump Green
Precioso banco de madera en la terraza

Detalle techo acristalado terraza Bump Green
Impresionante tejado de la terraza

Detalles mesas terraza Bump Green
Detalle de las mesas en la terraza del Bump Green
Detalle tortilla Bump Green
Detalle del bocata de tortilla


Detalles tosta jamón Bump Green
Tosta de jamón de pavo ¡deliciosa!

Green Celery zumo Bump Green
Mi gran favorito el zumo Green celery

Detalle baños Bump Green chicas
Detalle del verde baño de chicas

Carta bienvenida
Carta

Carta Bump Green carta desayunos
Carta de desayunos
carta Bump Green carta zumos
Carta de zumos
carta ensaladas Bump Green carta
Carta de entrantes
carta arroces y cremas Bump Green carta
Carta de otros entrantes y arroces
carta carnes y pescados Bump Green carta
Carta de pasta vegetal, pescados y carnes
carta postres Bump Green carta
Carta de postres 





viernes, 11 de marzo de 2016

Mad Gluten Free Marzo 2016


feria marzo 2016 MadridEste fin de semana pasado, se ha celebrado por primera vez en el Pabellón de cristal de la casa de campo de Madrid, la feria para celiacos e intolerantes al gluten Mad Gluten Free que, previamente, tuvo lugar en Barcelona; ambas han sido un gran éxito.
En España, hay más de 400.000 personas diagnosticadas de celiaquía. Además, aproximadamente un 10%  de la población es intolerante al gluten y, cada año, la cifra va en aumento. Por desgracia, el gluten aparece en los alimentos que menos nos imaginamos, lo que acota muchísimo la alimentación de celiacos e intolerantes. A parte de esto, otro gran problema es que la cesta de la compra de un celiaco, es de media unos 1.500 € al año más cara que la de una persona que puede consumir gluten.
Mad gluten free cervezas
Cerveza Ambar sin gluten
Por todo ello, surge la necesidad por parte de las empresas alimentarias y de complementos nutricionales de lanzar nuevos artículos al mercado. Así pues, unos 70 expositores,  han dado a conocer sus productos libres en gluten en la Mad Gluten Free, haciendo demostraciones de los mismos para deleite de los asistentes.
Durante los tres días que ha durado la feria, más de 10.000 asistentes han acudido a la cita, quedando gratamente sorprendidos.
Mad gluten free Aneto
Aneto regaló a todos los asistentes
una bolsa con un tetrabrick de
sus famosos caldos sin gluten











viernes, 4 de marzo de 2016

Bizcocho de cacao y frambuesa, sin gluten y sin azúcar


¡Qué esplendido viernes tenemos!. Estamos a las puertas del fin de semana y eso se merece una receta golosa.
Para hoy, os propongo un delicioso bizcocho con cacao y frambuesas que, además, es sano ya que está hecho sin gluten, sin azúcar, sin levaduras y sin lactosa, para que todos lo podamos disfrutar sin excusa.
En esta ocasión, lo he hecho con una deliciosa cobertura de anacardos y frambuesas que es opcional, pero que le va a dar al bizcocho un toque más cremoso y menos seco.
Lúcuma en polvo
También he añadido lúcuma a la receta, ¿la conocéis?. En casa la usamos bastante para darle un toque de sabor dulzón a los batidos, o a los shakes con clorella o espirulina, ya que es un edulcorante alternativo al azúcar, totalmente natural y con bajo índice glucémico.
La lúcuma, es el fruto de un árbol originario de Perú llamado Lúcumo. Se emplea en muchas preparaciones pero en especial en repostería. Se consume tanto fresco como desecado en polvo y nos aporta multitud de propiedades. Por ejemplo, tiene un alto contenido en vitamina B3, lo que ayuda a disminuir el colesterol y triglicéridos en sangre y a mantener un correcto funcionamiento del sistema nervioso. Además, nos proporciona, entre otros, hierro, fibra y carotenos.
Como veis un superalimento que se consume hace siglos y que ahora ha resurgido como tantos otros (quinoa, amaranto, cañamo, moringa, reishi, clorella, espirulina y un largísimo etcétera).

Bueno, pues sin más dilación os pongo la receta.

Ingredientes

-3 huevos. (lo podéis sustituir por plátanos o manzanas si sois veganos).
-150 g de leche vegetal (yo usé arroz).
-80 g de aceite de coco (también podéis usar aceite de oliva virgen suave).
-125 g de harina de arroz.
-125 g de harina de mijo.
-1 sobre de polvo para hornear (yo usé Biovegan del cual ya os he hablado en otras ocasiones es bicarbonato activado con zumo concentrado de uva http://elartedecuidart.blogspot.com.es/2015/11/receta-de-bizcocho-navideno-especiado.html)
-Ralladura de limón (al gusto).
-1 cucharada grande de cacao puro sin azúcar (yo usé cacao desalcalinizado que le quita un poco el sabor amargo concretamente Myconatur muy rico).
-4 cucharadas grandes de lúcuma en polvo (Yo uso la de la marca Saldac que sale bien de precio y es buena).
-De 10 a 14 dátiles (remojados al menos 20 minutos).

Cobertura

-200 g de anacardos.
-Unos 125 gr de frambuesas (una tarrina), fresas o moras (ver sugerencias abajo).
-1 cucharada de semillas de chia.
-Un poco de canela molida
-1 puñado de pasas.
-Una cucharadita de cacao (optativa).

Preparación

Encendemos el horno a 180º C. En un recipiente alto, batimos los huevos junto con el aceite, la ralladura de limón, el cacao, la lúcuma.
Cuando este todo bien batido, cortamos los dátiles en trocitos y se los añadimos. Volvemos a batir. Después, añadimos la leche y las harinas junto con el polvo de horneado.

Engrasamos un molde desmoldable con un poco de aceite y echamos nuestra mezcla.
Horneamos a 180º C unos 30-40 minutos. Se puede poner la convección para acelerar.
Mientras, vamos preparando la cobertura. Para ello, tan solo tenemos que poner en vaso de batidora todos los ingredientes, excepto unas cuantas frambuesas que dejaremos para adornar. La leche de la cobertura, no tiene medida justa. Empezamos con unas 10-12 cucharadas y, a medida que vaya espesando, podemos ir añadiendo un poco más, lo justo para que quede muy cremosa.
Una vez lista (tarda un buen rato hasta que se integran todos los ingredientes), rectificamos de dulzor y la ponemos en el frigorífico hasta que se termine de hornear el bizcocho.
Pinchamos el bizcocho para ver si está listo (no abrir la puerta del horno hasta que termine de subir). Lo sacamos del horno y dejamos enfriar un ratito (unos 10 min). Ahora, ya podemos echar nuestra cobertura. Con una lengua de silicona la vamos extendiendo y, finalmente, decoramos al gusto. Yo  puse un poco de coco rallado y frambuesas.
Metemos en la nevera aproximadamente por una 1 hora y, pasado ese tiempo, desmoldamos y servimos.

Sugerencias

Como os decía, la cobertura es totalmente opcional, pero le da un sabor muy rico y cremoso para que el bizcocho no quede tan seco.
En la receta, he usado frambuesas, pero si no os gusta el sabor ligeramente ácido que le da a la cobertura, podéis usar moras, arándanos o fresas aprovechando ahora que es temporada.
Ni el bizcocho ni la cobertura llevan azúcar, solo los dátiles y pasas, por lo que, a lo mejor, os resulta poco dulce. Por ello, podéis usar estevia en líquido o polvo, azúcar de coco o panela. Tendréis que emplear aproximadamente para el bizcocho unos 125 g y para la cobertura a vuestro gusto.
La harina que he usado de arroz y mijo, puede ser sustituida por ejemplo por, trigo sarraceno, de almendras o Teff (algo caras para mi gusto). Lo que ocurre que la de teff y almendras se disparan un poco de precio. También podéis usar las mezclas tipo Schar, aunque suelen llevar añadidos azúcares y levaduras.
Por último, yo no uso levadura. Como casi todas mis recetas he usado el polvo de horneado de Biovegan. Arriba en los ingredientes os dejo un enlace para que veáis de cual se trata.  Desde luego es una alternativa mucho más sana y tolerada por personas con dietas anticandidas.

¡Feliz fin de semana a todos!