viernes, 22 de julio de 2016

Pan "express" de centeno 100% y masa madre sin amasado

centeno, pan sin amasado


¡Estoy de enhorabuena!. Mi médico me permite comer de nuevo pan (hasta la próxima prueba), eso sí, solo aquel que no contenga trigo y que sea con masa madre. La razón, los panes que compramos hoy en día son de mala calidad en su mayoría, elaborados con prisas, con sustancias añadidas para acelerar el proceso y, por supuesto, con levaduras químicas. Así que nuestro estómago no los digiere como debería, y las personas que lo tenemos "delicado", lo notamos más.
Los panes elaborados con masa madre, son panes hechos con cariño, sin celeridad, como el buen pan de antes. Y, aunque parezca difícil y pesado de llevar a cabo, no lo es para nada.
Si sois amantes del buen pan, notaréis la diferencia enseguida.
Para muestra, os traigo este delicioso pan de centeno 100% que cualquiera puede hacer en casa. Sin máquinas para amasar, sin largos periodos de amasado. Sólo hacen falta vuestras manos, un buen horno y algo de paciencia.
centeno, pan sin amasado
Os aseguro que el resultado es merecedor de todos los elogios. Es un pan ácido, con sabor artesanal, de pueblo y totalmente natural.
Los ingredientes son básicos y al alcance de todo el mundo. Lo único algo diferente es la masa madre. Pero no os preocupéis, es bastante simple de conseguir y más con el calor que tenemos ahora mismo.
Si no sabéis elaborarla, os dejo aquí el enlace del maestro Ibán Yarza y veréis que fácil resulta tener vuestra propia masa madre que os servirá para muchas elaboraciones: https://www.youtube.com/watch?v=BsSEh9KH-zs

Ingredientes para un pan de unos 750 g:

-250 g de masa madre activa y lista para usar.
-250 g de harina de centeno blanca (la integral queda demasiado fuerte).
-250-270 g de agua del tiempo (os aconsejo que sea mineral).
-8 g de sal.
-Semillas de lino y girasol al gusto.
-20 g de sirope de ágave o miel (opcional, pero le da un sabor caramelizado a la corteza muy interesante).


Procedimiento:

En un bol grande, echamos nuestra masa madre y, a continuación, añadimos el agua (echad 250 g si luego pide más la podéis ir añadiendo) y mezclamos bien. Después, añadimos la harina de centeno y mezclamos bien con espátula de silicona o, si sois valientes, con vuestras propias manos.
Os adelanto que la masa de este pan, no tiene nada que ver con la masa de otro tipo de pan. Es pastosa, bastante pegajosa y no requiere ningún amasado.
Cuando hayáis integrado la harina, echamos la sal, el ágave y unas pocas semillas. Mezclamos de
nuevo.

centeno, pan sin amasado
Aceitamos ligeramente el molde donde vayamos a hornear y vertemos nuestra masa. Os aconsejo un molde tipo plum cake, la masa debe quedar dos dedos por debajo del borde del molde.
Nos mojamos ligeramente las manos y aplanamos la superficie.
Enharinamos la supeficie de la masa y, finalmente, agregamos las semillas que queramos.
Mojamos un trapo y lo colocamos por encima. Dejamos reposar nuestro pan en un sitio cálido pero lejos de fuentes de calor. El reposado, variará dependiendo de las circunstancias climatológicas, de la calidad de nuestra masa madre, etc. Pero en general, la harina de centeno es muy agradecida. Es un pan que "sale" a todo el mundo, tengamos experiencia panadera o no.

Una vez haya crecido suficientemente la masa (yo lo tuve unas 5 horas y debe llegar como un dedo por debajo del filo del molde), precalentamos el horno a 250ºC.
Horneamos 10 minutos a 250º C y, transcurrido ese tiempo, bajamos el termostato a 200 º C y horneamos 50 minutos más.
Desmoldamos en caliente y lo colocamos en una rejilla.
Una vez frío, lo envolvemos en un trapo limpio y ¡no cortamos hasta el día siguiente!. Sé que es difícil esperar a degustar esta maravilla, pero este pan requiere reposo para que pierda su humedad y mejore en sabor. A medida que pasen los días, el pan lo agradece y cada rebanada es una delicia.
Lo podéis tostar para el desayuno y acompañar de una rica mermelada casera o comer tal cual. Aquí os dejo la mía de manzana.
Y ya está. ¿no me diréis que ha sido complicado?. Bueno, pues un pan de estas características, primero no se encuentra fácilmente y segundo viene a costar sobre 7 euros. Así que, con un poco de maña y voluntad, podéis tener un pan artesano de calidad y fresco en casa.

centeno, pan sin amasado

Comentarios adicionales:

En teoría, para hornear bien éste pan, haría falta un golpe de vapor, que se logra poniendo una bandeja metálica en la parte de abajo del horno y añadiendo media taza de agua. A continuación, cerramos rápido la puerta del horno. Yo, simplemente lo horneé con el horno muy caliente y salió perfecto. Si queréis probar el método del vapor, os animo a que me dejéis los comentarios de los resultados.
Os aconsejo que tanto la masa madre como el pan, los elaboréis con agua mineral.


Un abrazo y os deseo un buen día.

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Te ha quedado de lujo y con la propiedades que tiene el centeno ¿quie´n podría resistirse a probar de hacerlo? Yo no seguro ;)
    Muchas gracias por la receta.
    Besines

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por tu comentario!! Además de rico muy muy sencillo de preparar. Merece la pena. Un abrazo.

    ResponderEliminar