MAGDALENAS SIN GLUTEN

PAN SIN GLUTEN ESPECIADO DE MANZANA Y TRIGO SARRACENO

PAN DE COCO Y PLÁTANO SIN GLUTEN

BIZCOCHO INTEGRAL DE CALABACÍN Y PISTACHOS

GAZPACHO DE SANDÍA SIN GLUTEN

martes, 21 de marzo de 2017

Ensalada de quinoa con aderezo de canela

Receta Ensalada de quinoa con aderezo de canela El Arte de cuidar T
¡Ya es primavera! Qué ganas teníamos todos de que por fin llegase el calorcito. Estoy convencida de que con el buen tiempo más de uno@ decide empezar a comer más sano y cuidarse más. ¿Por qué no empezar con una deliciosa ensalada de quinoa con aderezo de canela?. Suena bien ¿verdad?, pues es rápida de hacer y muy pero que muy rica y. Además, la quinoa está cargada de vitaminas (sobre todo del grupo B) y minerales y no contiene gluten por lo que es apta para celiacos e intolerantes.

Sin más os dejo como prepararla.

Ingredientes para la ensalada (para 3-4 personas):

- Una taza de quinoa.
- Un aguacate maduro.
Receta Ensalada de quinoa con aderezo de canela El Arte de cuidar T- Una manzana.
- 1 tomate grande.
- Tofu ahumado al gusto.
- 1 calabacín pequeño.
- Pipas de calabaza.
- Sésamo tostado.
- Nueces al gusto.


Para el aderezo:

- 3 cucharadas de aceite de oliva virgen.
- Vinagre de manzana al gusto.
- 1 cucharadita de mostaza suave.
- Un poco de ágave.
- Un chorrito de salsa de soja baja en sal.
- Una cucharadita de canela molida.



Procedimiento:


Lo primero que hemos de hacer es lavar y cocer la quinoa. Para ello, cogemos un colador de orificios pequeños y la lavamos muy bien bajo el grifo hasta que el agua salga prácticamente blanca (mirad comentarios más abajo). A continuación, ponemos una olla con 3 medidas de agua (de la misma taza en la que hemos medido la quinoa)  a fuego alto y con un poco de sal. Cuando rompa a hervir añadimos la quinoa y dejamos que se cueza a fuego normal hasta que se evapore el agua por completo. No hace falta remover muy a menudo solo de vez en cuando. Una vez cocida la ponemos en un recipiente y la dejamos enfriar.
Mientras vamos preparando el resto de ingredientes. Lavamos muy bien el calabacín y el tomate y los partimos en dados. Después, pelamos la manzana y la troceamos. Partimos el aguacate a lo largo y con la ayuda de una cuchara extraemos la pulpa que también cortaremos en dados. Hacemos lo mismo con el tofu.
Mezclamos todos los ingredientes junto con la quinoa fría y añadimos el sésamo, las pipas y las nueces.
Para preparar la salsa tan solo hay que mezclar bien los ingredientes. Os aconsejo probarla antes de regar con ella la ensalada para rectificar de dulce o salado.

Servir bien fría y ¡a disfrutar!

Receta Ensalada de quinoa con aderezo de canela El Arte de cuidar T

Consejos:

La quinoa existe en tres variedades blanca, negra y roja, aunque también se puede encontrar variaciones como la morada o naranja. La más vendida y fácil de encontrar es la blanca y también hay en el mercado presentaciones de las tres variedades (que es la que he usado yo en esta receta). Las propiedades de una y otra son muy similares,pero si es verdad que la negra y la roja son un pelín más duras y tienen un sabor algo diferente.
La quinoa ha de ser lavada muy bien para eliminar las saponinas responsables del sabor amargo típico de la quinoa y, aunque no lo indique en el paquete, yo la lavaría siempre.
La ensalada está también muy rica si le ponéis mango, piña, papaya, granada o cualquier otro tipo de fruta.
Cuando cortéis el aguacate podéis regarlo con limón para que no se oxide y se ponga negro.
Por último, os doy un truco que yo uso mucho y es que cuezo más cantidad de quinoa de la que me hace falta y la conservo en la nevera. Si lo hacéis podéis ir usándola para hacer diferentes platos y así no os dará tanta pereza tener que cocerla. También podéis separar porciones y congelarla.


miércoles, 15 de marzo de 2017

Tortas de aceite y anís con harina de espelta

A mí y a mi familia nos encantan estas tortitas. Recuerdo que en casa de mis padres siempre las tenían y, a día de hoy, siguen siendo el desayuno favorito de mi papi. Así que me dije: "¿por qué no hacer una versión más sana semi-integral, ecológica y que no contenga azúcar?". Tras varias pruebas y variaciones os puedo decir que he creado la receta que más nos gusta.
La masa es rápida de hacer y no requiere mucho amasado ni levado, pero sí es algo más entretenido darles forma, aunque pensando en el resultado merece la pena invertir un poco de tiempo.

Ingredientes para unas 12-13 tortitas:

- 75 ml de un buen aceite de oliva virgen, a ser posible suave.
- 100 ml de agua templada o leche vegetal (ver consejos)
- 5 g de anís en polvo.
- 4 g de levadura panadera seca.
- 8 g de anises en grano.
- 10 g de semillas de sésamo tostadas.
- Un chorrito de esencia de naranja.
- 100 g de harina eco integral de espelta (ver consejos)
- 150 g de harina eco blanca de espelta.
- 60 g de xilitol.
- Una pizca de sal.
- 1 huevo para pintar.
- Panela para decorar (opcional).



Preparación:





La preparación de la masa puede ser a mano o bien en una panificadora o amasadora. Como os decía, es una masa fácil de trabajar por que no requiere mucho amasado y se va despegando con facilidad gracias al aceite. Yo la hago unas veces a mano y otras en la panificadora (depende de la prisa que tenga). Si la hacemos a mano ponemos en un bol la harina junto con la sal, la levadura y el xilitol, añadimos el aceite de oliva y el agua (o leche vegetal, más abajo os explico la diferencia) y amasamos durante unos minutos. Cuando la masa esté unida, añadimos el anís en polvo, el anís en grano, el sésamo y la esencia de naranja. Seguimos amasando hasta que la masa se despegue perfectamente de las manos. Si la hacemos a máquina ponemos primero los líquidos y después la harina y el resto de ingredientes usando el programa de amasado.
Hacemos una bola y la dejamos reposar bien tapada con tela o film durante una hora aproximadamente.
Una vez transcurrido el tiempo, la masa habrá crecido algo. No creo que llegue a doblar el volumen, ya que le pongo poquita levadura, pero al tocarla sí notaréis que la textura ha variado y ahora es más esponjosa tipo pan.
Precalentamos el horno a 220º C. Nos ponemos en una superficie lo suficientemente cómoda y grande para amasar las tortitas. Para ello, cogemos trozos de masa de aproximadamente 50 g y hacemos una bola que aplastaremos primero con la mano y después con un rodillo. Si queréis que la forma quede perfecta, usar un molde o un envase circular para cortar la masa, id juntando la masa que os vaya sobrando para posteriormente reutilizarla. Continuad así hasta tenerlas todas con forma.
Forramos las bandejas del horno con papel de hornear y colocamos las tortas. Batimos el huevo y las pintamos. Por último, echamos por encima un poquito de panela.
Bajamos el horno a 180º C y horneamos las tortas durante unos 10-12 minutos. Tienen que quedar doradas pero blandas, la razón es que al sacarlas del horno hay que dejarlas en una rejilla para que enfríen y entonces es cuando se endurecen.



Consejos:

Las tortas se pueden hacer totalmente integrales, pero el resultado es mucho más seco. Tened en cuenta que si queréis hacerlas totalmente integrales la masa os pedirá algo mas de líquido. Eso sí, elegid siempre una harina de buena calidad a ser posible ecológica. En el mercado hay marcas asequibles que realmente merecen la pena, yo siempre uso El Rincón del Segura o El amasadero.
La panela que se les echa encima es opcional aunque les da un color y sabor muy rico, he intentado poner xilitol pero no queda igual, se derrite muy pronto y no les da el color caramelizado.
Al estirar la masa no hace falta más harina ya que el aceite hace que se despeguen con facilidad.
Deben de quedar finas, pero no tanto que no seáis capaces de despegarlas de la encimera o se quemen, para este propósito yo me ayudo de una espátula para pan.
La mejor manera de conservar las tortas es envueltas en papel vegetal y luego en una bolsita de plástico.
La diferencia entre hacerlas con agua o leche vegetal es la textura que queda una vez enfriadas. Con el agua quedan más blanditas y con la leche vegetal quedan más crujientes. Probad de las dos maneras a ver cómo os gustan más.
En cuanto a la levadura, he probado a hacerlas con polvo para hornear en lugar de levadura panadera y no me gustó tanto el resultado.
En otras recetas emplean licor de anís en lugar de anís en polvo, yo prefiero eliminar esta opción por el alcohol, y de verdad que el anís en polvo les da un sabor exquisito.


Pasad buena semana y ya sabéis que podéis dejarme los comentarios y sugerencias que tengáis.
Un abrazo. Alicia.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Rollitos de berenjena con ricotta y nueces

¡Ya estamos por aquí de nuevo con otra rica recetita! En esta ocasión le dedicamos un homenaje a la cocina italiana con unos Rollitos de Berenjena rellenos de ricotta y nueces. La berenjena es muy versátil en la cocina, podemos prepararla de mil y una maneras y además tiene muchas propiedades nutricionales; es antioxidante, rica en potasio, cobre, ácido fólico y magnesio. Además contiene muy pocas calorías y tiene un alto contenido en agua, por lo que es muy saciante y por ello se recomienda en dietas de adelgazamiento. Lógicamente esta receta no es baja en calorías ya que lleva varios tipos de quesos pero UN DÍA ES UN DÍA y nos podemos dar un capricho de vez en cuando ¿no?. No me entretengo más y os pongo mi versión de este plato y espero que os guste.

Con estos ingredientes tenéis para unos 13 rollitos.

Ingredientes para la salsa de tomate casera:

- 8 tomates.
- Ajo en polvo.
- Aceite de oliva virgen.
- Hierbas provenzales.
- Sal
- Una cucharadita de azúcar o xilitol (opcional).

Ingredientes para el relleno:

- 1 Berenjena grande
- 1 tarrina de ricotta o requesón de unos 200 g
- 2 cucharadas de queso de untar light.
- Queso Grana Padano rallado.
- 4 ó 5 tomates secos hidratados.
- Un puñado de nueces.
- Orégano.
- Sal.

Preparación de la salsa:

Lavamos bien los tomates, los pelamos y troceamos. Ponemos una cucharadita de aceite de oliva en una sartén y antes de que esté muy caliente echamos los tomates troceamos. Vamos removiendo y triturando de continuo para que no se nos peguen. Cuando estén casi listos, añadimos un poco de sal, el ajo y las hierbas provenzales. Cocinamos un par de minutos más y rectificamos de sal. Añadimos el azúcar si queremos equilibrar la acidez. A continuación, pasamos la salsa por pasapuré y reservamos.

Preparación del relleno y de la berenjena:

Echamos la ricotta en un bol y mezclamos con el queso de untar. Después, añadimos el orégano, los tomates secos cortados e hidratados (en comentarios os dejo cómo hacerlo), las nueces previamente trituradas y un poco de sal.
Refrigeramos la pasta resultante y mientras vamos preparando la berenjena. Para ello la lavamos bien y la partimos en láminas muy finas, podemos ayudarnos de una mandolina.
A continuación, ponemos un poco de aceite de oliva virgen en una sartén y, cuando esté bien caliente, vamos dorando las láminas de berenjena. Tenemos que tener mucho cuidado de que no ses nos quemen ya que son muy finitas.
Una vez que las tengamos asadas, vamos tomando una cucharada de relleno y enrollamos las berenjenas sobre si mismas hasta formar un rollito. Las ponemos en una fuente y servimos con la salsa de tomate y el queso Grana Padano por encima.

Comentarios:

Se trata de un plato semi-frío, lo ideal es servir con la salsa de tomate bastante caliente.
Si no encontráis Grana Padano rallado comprad una cuña y ralladlo en el momento o bien sustituir por otro queso tipo Emmental aunque tendrá un sabor más dulzón.
Los tomates secos los suelen vender en bolsas o sueltos. Para hidratarlos y conservarlos lo mejor es ponerlos en agua hirviendo y cuando estén hidratados, conservarlos en la nevera en un tarro de cristal lleno de aceite de oliva. Tienen un sabor contundente por eso tened cuidado con las cantidades de sal que añadáis al queso y al tomate. Las berenjenas se asan sin sal para no abusar.

Espero que os haya gustado y que disfrutéis de una magnífica semana. Un abrazp.

Alicia

jueves, 23 de febrero de 2017

Mousse de aguacate y cacao sin gluten

Mousse de aguacate y cacao sin gluten
Mousse de aguacate y cacao. Uhmmmm no os la perdáis.

























Seguro que os estaréis preguntando ¿aguacate? ¿dulce? Sí sí, y os vais a sorprender con el sabor suave y ligero que tiene, es realmente deliciosa y quien no sepa que es aguacate os aseguro que no lo adivinaría.
Si queréis sorprender a vuestros invitados, no dudéis en preparar esta deliciosa mousse de aguacate y cacao.
Aunque las personas con sobrepeso no deben abusar del aguacate, es un fruto cargado de propiedades y que deberíamos incluir en nuestra dieta. Contiene vitaminas como la E, A, C, D, K y del grupo B, aporta una buena cantidad de Omega 3 que nos ayuda a mantener en buen estado nuestro sistema cardiovascular. Además, contiene magnesio para nuestras articulaciones y sistema nervioso, ácido fólico y potasio.
El cacao nos ayuda a mantenernos activos y positivos gracias al aumento de la producción de endorfinas y ¡qué rico está! ¿verdad?

Vamos a ver cómo prepararlo:

Mousse de aguacate y cacao sin glutenIngredientes para unas 4 mousses:

-2 aguacates maduros.
-Zumo de 1/2 limón.
-5 cucharadas de xilitol.
-5 cucharaditas de cacao puro.
-1 sobre de 4g de agar agar.
-230 ml de leche vegetal.
-10 galletas sin gluten y sin azúcar.
-3 cucharadas de aceite virgen de coco.




Preparación:

Primero vamos a preparar la base, para ello troceamos las galletas en un bol y, ayudándonos con la maza de un mortero, las trituramos. A continuación añadimos el aceite de coco y mezclamos bien hasta conseguir una masa. Con la ayuda de unos moldes, formamos la base aplastando las galletas y metemos en el frigorífico mientras preparamos las mousses.
En un cazo echamos la leche vegetal y cuando rompa a hervir añadimos el agar removiendo y dejando que hierva un minuto. Partimos los aguacates y con la ayuda de una cuchara extraemos la pulpa que echaremos en un vaso de batidora junto con el jugo de limón, el xilitol y la leche con el agar. Batimos bien hasta conseguir una consistencia suave. Por último añadimos el cacao y rectificamos de xilitol si es necesario y volvemos a batir.
Sacamos los moldes del frigorífico y los llenamos con la mousse hasta el borde aplanando la superficie con una espátula de silicona. Refrigeramos al menos unas 3 horas y servimos muy fríos con el acompañamiento que queramos.

Consejos:

La mousse ¡hay que consumirla en el día! no se conserva mucho tiempo.
Si preferís no utilizar base de galleta también se pueden servir en copa o preparar una base más sana con anacardos triturados y un poquito de xilitol o ágave.
Si no queréis echar el cacao, también están deliciosas simplemente con el aguacate o podéis jugar con diferentes capas de colores.
Al desmoldar tened cuidado con la galleta, debe de estar bien fría para que no se desquebraje.
Acompañadlas con fresas, moras, frambuesas, kiwi, helado de vainilla o canela o ¡solas están riquísimas!
Pasad buen dia. Un abrazo







martes, 14 de febrero de 2017

Coca de verduras sin gluten

¡Buenos días y feliz San Valentín para tod@s aquellos que lo celebréis! Comenzamos el martes con una receta sin gluten y otra manera de comer verduritas. Se trata de una Coca de verduras muy versátil ya que, una vez hecha la masa, podéis ponerle lo que gustéis: ahumados, todo tipo de verduras, setas y champiñones, aceitunas, quesos, tofu, lo que se os ocurra. Yo, para hacerla más sana, tan solo le puse verduras y las anchoas son opcionales (si queréis hacerla en versión vegana).
En esta ocasión he utilizado trigo sarraceno sin gluten, pero ya sabéis que podéis prepararla con todo tipo de harinas, si bien es cierto que con el trigo sarraceno necesita algo más de cerveza para que la masa ligue mejor, al igual que si la hacéis con harinas integrales.
¡Vamos a ver cómo se prepara!

Ingredientes para una coca de aproximadamente 2-3 personas:



Preparación:

Primero preparamos la masa, para ello echamos la cerveza en un bol grande junto con el aceite de oliva, mezclamos y echamos el harina poco a poco integrando bien todos los líquidos y removiendo con  una lengua de silicona. Por último, añadimos la sal, el ajo en polvo y las hierbas provenzales al gusto.
Pasamos la masa a una superficie enharinada y trabajamos con las manos hasta que veamos que liga y que ya nos se nos pega en las manos, quedará algo aceitosa. Hacemos una bola y la envolvemos en film transparente y dejamos reposar mientras preparamos la verduras.
Retiramos la bandeja del horno y lo precalentamos a 180 º C. Lavamos el calabacín y lo cortamos en rodajas muy finitas (mejor con una mandolina). A continuación, lavamos y cortamos la berenjena en láminas, la salamos ligeramente y la doramos en una sartén (este paso es opcional pero queda mejor de sabor y la piel más cocinada). Lavamos y quitamos las pepitas de los pimientos y los cortamos en tiras. Por último, lavamos los tomatitos y los partimos por la mitad.
Ahora es el momento de estirar la masa. Ponemos un papel de hornear en la bandeja del horno y colocamos la masa en el centro. La vamos extendiendo con las manos o rodillo hasta dejarla relativamente fina.. No importa que no quede perfecta, si lo deseáis podéis recortar los bordes para que quede más presentable.
Así debería de quedar la masa

Una vez extendida la masa, colocamos encima el calabacín, los pimientos, la berenjena, los tomates troceados y salamos al gusto.


Regamos con un poquito de aceite de oliva y horneamos unos 25 minutos con la parte de arriba y abajo del horno (si tenéis horno con ventilador el tiempo se reduce algo más).

Coca después de hornear. Falta por añadir la rúcula y las anchoas

Transcurrido el tiempo de horneado, sacamos con cuidado la bandeja del horno y colocamos la rúcula por encima y las anchoas. Servimos con otro chorrito de aceite de oliva y ¡a disfrutar de nuestra coca!.

Coca lista para servir con la rúcula, las anchoas y un chorrito de aceite de oliva


Comentarios: El color de la masa preparda con el trigo sarraceno quedará oscuro después del horneado y el resultado es algo más seco y quebradizo que con harina de trigo.
Dependiendo de la harina que uséis, tendréis que añadir algo más de cerveza, la masa debe ligar y no pegarse en las manos.

Espero que os haya gustado y que vuestros San Valentines os traigan mucho amor. ¡Hasta pronto!

martes, 7 de febrero de 2017

Mercado de motores


Cada vez me gusta más mi ciudad natal Madrid, ciudad única en su diversidad, oferta gastronómica, ocio y entretenimiento y, lo mejor de todo, es que nunca dejo de descubrir cosas nuevas. Llevaba mucho tiempo queriendo ir al Mercado de motores pero, por diversas razones, lo he ido posponiendo y por fin el mes pasado pude acudir y la experiencia fue realmente buena.
Para mi sorpresa (yo pensaba que solo se exponía artesanía) me encontré con una amplia variedad de comida artesana con una pinta increíble.
Más de 200 pequeños artesanos exponen en este mercado que se celebra el segundo fin de semana de cada mes y la afluencia del público se calcula en unas 30.000 personas por edición, una pasada ¿no os parece?

Panes artesanos de la panadería "Levadura Madre"
Los creadores se inspiraron en los mercadillos de Londres, Berlín y New York y han tenido un éxito arrollador. Durante la visita podéis probar cientos de productos, admirar y comprar preciosas artesanías como bisutería y calzado artesano, ropa vintage, muebles chic, arte, todo ello amenizado por música en directo y, como no, visitar el museo del Ferrocarril que a mi me parece precioso.

Bizcochos caseros de "Un bizcocho para Teo"

En la parte exterior, podréis degustar una amplia variedad de comidas servidas en los truck food con mesas para disfrutar tranquilamente  y pasar un rato agradable escuchando a los grupos que tocan en directo durante todo el fin de semana. Además, hay un mercadillo de venta de objetos usados vintage de lo más curioso donde podéis rebuscar y encontrar cosas sorprendentes.

Quesos y sobrasadas artesanos de Mahón

Podéis ir acompañados de vuestros amigos peludos pero tendrán que quedarse en la "guardería de perros" que, lamentablemente, es una pequeñísima zona delimitada por unas vallas en las que hay un cuidador pero bueno, imagino que con el tiempo lo mejorarán. La entrada es totalmente gratuita.

Infusiones de "¿Cómo té encuentras?"

Así pues os recomiendo la visita que además es este próximo fin de semana días 11 y 12 de febrero, ¡lo mismo nos vemos por allí!!

Más abajo os dejo un montón de fotos de todo el recinto.

Un abrazo amig@s


Para más información de visita, contenidos y para expositores visitad su página web:

https://mercadodemotores.es/
https://www.facebook.com/mercadodemotores/

Dirección:
Museo del Ferrocarril, Paseo de las Delicias 61

Próximas fechas de celebración 2017:

11 y 12 DE FEBRERO
11 y 12 DE MARZO
8 y 9 DE ABRIL
13 y 14 DE MAYO
10 y 11 DE JUNIO
8 y 9 DE JULIO


Actualización de última hora: el mercado ha sido cancelado para este fin de semana de febrero por lluvias pero no os lo perdáis en Marzo, las fechas siguen igual.

Preciosa cerámica ilustrada de "Mi Clo"
Embutidos artesanos de "Ibérigood"
Bollería casera de "Afri's cookies"
"Nana Kokedama"
Zapatos de piel hechos totalmente a mano




Productos elaborados con leche de cabra de "La pastora de Guadarrama"
Bisutería artesanal de Gilda's closet
Cepillos para todos los usos (cocina, aseo, calzado..) hechos a mano
Teléfonos vintage en la parte del mercadillo de objetos usados
Uno de los muchos truck food en los que podréis degustar una rica comida
Truck food para degustar los yogures ecológicos "Las 2 vacas"





martes, 31 de enero de 2017

Bocata de pechuga de pollo y tomates secos


¡Qué rico está este bocadillo! El queso derretido, la pechuga jugosa y el intenso sabor de los tomates hacen de él un bocado delicioso y si además tienes una cena informal, dejarás a tus comensales con la boca abierta.
Es muy sencillo de preparar y al alcance de todos. ¡Vamos al lío!


Ingredientes para un bocadillo:

-1 pechuga de pollo limpia y deshuesada.
-3 ó 4 tomates secos en aceite.
-Un poco de salsa de pesto.
-Rúcula al gusto.
-Pan.
-Queso Provolone al gusto.

Preparación:

Salpimentamos ligeramente la pechuga y la salteamos en una sartén con un poquito de aceite. Cuando esté bien doradita la retiramos del fuego.
Untamos el pan con un poco de pesto y ponemos encima la pechuga. En la misma sartén que hemos usado para la pechuga, ponemos un trozo de queso provolone, lo derretimos en unos segundos y con cuidado lo ponemos por encima de la pechuga. A continuación colocamos rúcula al gusto y finalmente calentamos ligeramente los tomates secos en la misma sartén. Los colocamos en último lugar. ¡Y ya tenemos nuestro bocata!
Uhmm se me hace la boca agua...



Consejos:

Los tomates secos los suelen vender en bolsitas. Para rehidratarlos y que estén listos para su uso, se pone un cazo de agua a hervir y los cocemos unos 5 minutos. Dejamos enfriar y ponemos en un bote de cristal un buen aceite de oliva, echamos los tomates y los conservamos en la nevera. Los podemos conservar en buenas condiciones durante mucho tiempo, cuando vayamos a usarlos tan solo hay que templarlos. Son muy versátiles y deliciosos, están riquísimos con pasta fresca, en casa los tenemos siempre en el frigorífico.
Si no queréis hacer todo el proceso, también los venden ya preparados en aceite.

¡Pasad un buen día! Un abrazo

martes, 24 de enero de 2017

Bizcocho integral de calabacín y pistachos



























Estoy segura de que os ha sorprendido: "¿bizcocho de calabacín?", así es y bien rico que está. Al igual que
preparamos repostería con zanahoria, calabaza, queso y otros ¿por qué no usar nuestras maravillosas verduras y hortalizas en más recetas en nuestra cocina? Tenemos la suerte de tener una huerta excepcional y deberíamos darle más oportunidades.
A mí es un bizcocho que me ha enamorado, es rico, suave y más sano que otras alternativas. Y qué decir del sabor que le dan los pistachos uhmm.
Os animo a probarlo ya que os llevaréis una grata sorpresa.

Sin más os pongo los ingredientes y el procedimiento.

Ingredientes:

- 150 g de pistachos pelados.
- 300 g de harina integral (leed comentarios más abajo).
- 1 sobre de polvo para hornear.
- 3 ó 4 huevos grandes.
- 230 g de xilitol.
- 220 ml de aceite de oliva virgen suave.
- 200 ml de leche vegetal (yo usé de arroz).
- 240 g de calabacín.



Procedimiento:

Lo primero que tenemos que hacer es pelar los pistachos y picarlos. Reservamos una parte para decorar por encima el bizcocho. Lavamos, pelamos y picamos en un procesador el calabacín (no picar en demasía, dejar los trozos ligeramente grandes). Precalentamos el horno a 180º C. A continuación echamos en un bol grande los huevos, el aceite,  la leche y el xilitol. Removemos con paleta hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados. Después echamos la harina y el polvo de hornear. Trabajamos la masa (es un poco pesada) y cuando tengamos bien integrados todos los ingredientes añadimos el calabacín y los pistachos removiendo de nuevo.
Engrasamos un molde, vertemos la masa y echamos por encima los pistachos. Horneamos durante una 1/2 hora a 180 ºC (con convección) y después bajamos el horno a 150-140º C y continuamos horneando hasta completar la cocción (aproximadamente 1 hora y 10 minutos).



Comentarios:

El calabacín aporta humedad al bizcocho, por lo que es un bizcocho contundente no es esponjoso. Las harinas que yo empleé fueron de centeno integral y de trigo Ablaca ambos ecológicos, este último comprado en la Finca río Pradillo, una variedad de trigo ecológico que ellos mismos cultivan. Utilicé la mezcla de trigo para aligerar un poco la masa, pero si lo preferís podéis usar solo harina integral. Lógicamente, si usáis solo harina integral tendréis que modificar la cantidad de líquidos (leche y aceite) y probablemente añadir algún huevo  más.
Si veis que el bizcocho se os tuesta mucho por encima, poned un poco de papel de aluminio en la segunda parte de la cocción.
Cuantos más pistachos echéis por encima ¡más crujiente y rico os quedará!
Para endulzar, he utilizado xilitol  ya que intento no añadir azúcar refinado y, además, el resultado con el xilitol es fantástico y hace apto el bizcocho a personas con problemas con la glucosa. Si no tenéis xilitol, podéis usar otras alternativas como panela o azúcar de coco, pero vigilad las cantidades ya que el poder endulzante de éstos últimos es bastante mayor que el del xilitol.
Como siempre os invito a dejar vuestros comentarios y sugerencias.
¡Un abrazo!



miércoles, 18 de enero de 2017

Bocata de berenjena con pesto y queso de cabra

¡Buenos días de nuevo!¿Quién dijo que los bocatas no pueden ser sanos? ¿No se os hace la boca agua de pensar en un delicioso bocadillo a media mañana con su  pan crujiente? Pues aquí os traigo una nueva sección que voy a etiquetar como "Bocatas sanos" y, para que vayáis haciendo boca, os presento el Bocata de berenjena asada con pesto y queso de cabra, una verdadera delicia para disfrutar a cualquier hora del día.
No os entretengo más y pasamos directamente a la receta.



Para prepararlo vais a necesitar:

- 1 Berenjena.
- 1 rulo de queso de cabra.
- Pesto (si es casero mejor).
- Brotes de lechugas y rúcula.
- Pimientos asados.
- Aceite de oliva y sal.
- Pan de barra o bagette con o sin gluten según vuestras necesidades.


Procedimiento:


Lo primero que tenemos que hacer es lavar bien la berenjena y partirla en láminas finitas con su piel. A continuación la asamos como prefiráis. Yo pongo una cucharada de aceite de oliva en una sartén, salo ligeramente las berenjenas y las aso por ambos lados. Salteamos los pimientos en la misma sartén que hemos usado para nuestras berenjenas.
Después, partimos el pan al tamaño deseado, lo abrimos a la mitad y untamos con el pesto.  Colocamos sobre el pan la cantidad de berenjena que queramos, después los pimientos, los brotes de lechuga y, por último, cortamos el queso de cabra en rodajas gorditas y lo doramos ligeramente en la sartén, (opcional se puede poner sin dorar). Lo colamos sobre el lecho de lechuga y añadimos algo más de pesto por encima.
¡Y ya tenemos nuestro bocata listo para degustar!. Espero que lo probéis y lo disfrutéis. Pasad buen día amig@s.




Comentarios:

No os excedáis con el pesto, es bastante salado y el queso de cabra también. Para que el queso de cabra no se os funda demasiado y no podáis retirarlo de la sartén debe de ser cortado gordito.
Con una sola berenjena tenéis para varios bocatas. Si os sobra, no hay problema en conservarla en la nevera en un recipiente hermético y calentarla cuando vayáis a usarla.

viernes, 13 de enero de 2017

Aguacates rellenos de atún y piña




























¿Qué tal amig@s? A punto de finalizar la semana y, aunque el día hoy no acompañe para tomar un plato frío, os traigo una receta ya clásica en mi casa: Aguacates rellenos de atún y piña.
Es un plato muy socorrido, ya que podéis prepararlo con antelación y está aún más sabroso cuando han transcurrido unas horas.
El aguacate es una fruta tropical con muchísimas propiedades. Bien es cierto, que se debe consumir con moderación, especialmente personas con sobrepeso, puesto que es más calórica que otras frutas.
El aguacate contiene, entre otros, Omega 3, vitaminas E, A, C, K, D y B, además de ácido fólico muy importante en el embarazo y también es una fuente importante de fibra.
Añadiéndole la piña vamos a facilitar la digestión gracias a su enzima Bromelaína que nos ayuda a digerir las proteínas y grasas. Así mismo, la piña e también diurética y desintoxicante.

Los ingredientes que necesitáis son:

- 4 aguacates maduros.
- 3 rodajas de piña en su jugo (sin azúcar añadida) o mejor aún natural.
- 1 tomate grande maduro.
- 1 lata grande de atún o bonito.
- 3 cucharadas de mahonesa.
- El zumo de medio limón.
- 1 cucharada de ketchup o tomate frito.
- Cebollino para decorar
- 1 Cebolla pequeña (opcional mirad abajo comentarios).

Procedimiento:

Vaciamos los aguacates con la ayuda de una cuchara y los troceamos. Regamos con el zumo del limón. Lavamos bien el tomate y lo cortamos en cuadrados. Picamos las rodajas de piña. Lo mezclamos todo y añadimos el atún. Salamos ligeramente y añadimos la mahonesa y el tomate. Removemos con cuidado, rectificamos de sal y los metemos en la nevera. Servir fríos acompañados de cebollino fresco.



Comentarios:

No me gusta tomar a menudo mahonesa, por lo que a veces preparo esta receta con humus. También alterno entre el atún y el salmón ahumado o marinado con el que quedan deliciosos. Otra opción es añadir gambas, langostinos cocidos, palitos de surimi o bien taquitos de jamón york.
La cebolla no la usé en esta ocasión puesto que los tomamos para cenar y me resulta bastante indigesta en crudo, como alternativa le pongo el cebollino fresco.
La piña que os sobre podéis conservarla en la nevera junto con su jugo en un envase hermético para usarla en vuestras recetas o tomarla como postre. Anoche, por ejemplo, me hice una ensalada de quinoa y le añadí una rodajita de piña y estaba deliciosa.

Disfrutad del finde y nos vemos por aquí la semana que viene. Bye!

martes, 10 de enero de 2017

Empanadillas de espinacas y pasas

¡Buenos días! Comenzamos una nueva semana volviendo a la rutina después de las fiestas, y qué mejor manera que con una nueva receta. Esta vez se trata de unas ricas empanadillas de espinacas y pasas. Para aligerarlas en lugar de freírlas las he horneado, salen igual de ricas pero mucho más sanas y con menos calorías. Empleamos en esta receta las espinacas, importante fuente de calcio, hierro, potasio, magnesio, vitaminas como la A, C, K, grupo B y ácido fólico y también Omega 3. Para aquellos con problemas de sobrepeso las espinacas tienen un bajo aporte calórico y promueven el tránsito intestinal.
¡Vamos a hacerlas!

Ingredientes para 16 empanadillas:


- 600 g de espinacas congeladas o frescas.
- 1 paquete de masa para empanadillas (16 obleas       de las grandes).
- Jamón de York o pavo.
- Pasas al gusto.
- 1 cebolla grande.
- Queso rallado.
- Sésamo tostado.
- Aceite de oliva y sal.

Procedimiento:

Ponemos una cazuela con agua y sal a hervir. Cuando empiece la cocción añadimos las espinacas, cocemos ligeramente y escurrimos muy bien. Troceando la cebolla y el jamón york. A continuación, ponemos una cucharada de aceite en una sartén y salteamos la cebolla. Cuando esté bien doradita añadimos el jamón, las espinacas escurridas y las pasas. Salteamos y añadimos el queso rallado al gusto. Rectificamos de sal.
Dejamos enfriar el relleno un poco. Precalentamos el horno a 210ºC y, mientras, vamos rellenando las empanadillas ayudándonos de un tenedor para cerrarlas.
Forramos con papel de hornear la bandeja del horno (yo a veces aprovecho el mismo que viene de las obleas), vamos colocando las empanadillas y por último las pintamos con un poco de aceite de oliva y echamos sésamo por encima.
Bajamos el horno a 180º C y horneamos unos 15-20 minutos o hasta que estén bien doradas.


Consejos:

Comprad las obleas de empanadillas grandes, el tamaño pequeño es complicado de cerrar y el relleno tiende a salirse. Podéis sustituir el jamón por piñones u otro fruto seco como anacardos. En lugar de aceite, podéis pintar las empanadillas con huevo lo que les dará un tono más dorado. El queso rallado, puede sustituirse por queso de cabra, pero tened cuidado con el punto de sal o también por tofu para los que no toméis lácteos.
Si queréis restarle calorías y azúcar a la receta, no añadáis las pasas.


Espero que os haya gustado y, como siempre, os invito a dejarme vuestras sugerencias. Un abrazo. Alicia

jueves, 5 de enero de 2017

Wok de verduras con salsa de naranja

¡¡Buenos días!! Después de los excesos navideños ha llegado el momento para empezar a cuidarnos de nuevo. Si os da pereza preparar una cena sana, que a la vez sea fácil y sabrosa, os invito a probar esta receta: wok de verduras con salsa de naranja. La salsa de naranja le da un gusto delicioso y oculta un poco el sabor de las verduras para aquellos que os cueste más comerlas. La podéis tomar sola o como acompañamiento de carnes y pescados.

Para preparar esta receta necesitaréis:

Ingredientes para 3-4 personas:

-1 Calabacín grande.
-1 Zanahoria grande.
-1 Puerro.
-8 flores de brócoli.
-8 Champiñones frescos.
-El zumo de 2 naranjas.
-2 Cucharadas de salsa de soja.
-Aceite de oliva y sal.
-Semillas de sésamo para servir (opcional).

Procedimiento:

Exprimimos las dos naranjas y echamos en el zumo dos cucharadas de salsa de soja y reservamos. A continuación, pelamos el calabacín y la zanahoria y los troceamos en tiras. Después, lavamos bien los champiñones, les quitamos el pie y los laminamos finos. Seguidamente, lavamos muy bien el puerro bajo el grifo haciendo un corte en forma de cruz, lo secamos y cortamos en rodajitas. Por último, separamos las flores de brócoli quitando el tronco grueso y las lavamos bien. Echamos unas 2 cucharadas de aceite de oliva en un wok o sartén, dejamos calentar ligeramente y volcamos todas las verduras. Vamos removiendo con mucha frecuencia par que no se quemen. Cuando estén casi hechas añadimos el zumo de naranja y la soja. Rehogamos unos minutos más y rectificamos de sal.
Podemos servir con semillas de sésamo por encima.



Consejos:

Es muy importante lavar bien las verduras, en especial el puerro y los champiñones para evitar que quede tierra. La sal no se añade hasta el final de la cocción por dos motivos, el primero es  por que la salsa de soja contiene bastante sal y por lo tanto podemos rectificar probando al final de la cocción. Yo utilizo la de Kikoman baja en sal, el resto me saben extra fuertes. Y el segundo motivo es que si añadimos la sal al principio de la cocción el champiñón va a soltar mucha más agua.
Cuando limpiemos el brócoli, podemos reservar los troncos para una vez bien pelados añadirlos a nuestras cremas de verduras, por ejemplo de calabacín.

Espero que os haya gustado y si la preparáis dejadme vuestros comentarios para saber qué os ah parecido. ¡Hasta la próxima y que se porten bien los reyes esta noche!