martes, 24 de enero de 2017

Bizcocho integral de calabacín y pistachos



























Estoy segura de que os ha sorprendido: "¿bizcocho de calabacín?", así es y bien rico que está. Al igual que
preparamos repostería con zanahoria, calabaza, queso y otros ¿por qué no usar nuestras maravillosas verduras y hortalizas en más recetas en nuestra cocina? Tenemos la suerte de tener una huerta excepcional y deberíamos darle más oportunidades.
A mí es un bizcocho que me ha enamorado, es rico, suave y más sano que otras alternativas. Y qué decir del sabor que le dan los pistachos uhmm.
Os animo a probarlo ya que os llevaréis una grata sorpresa.

Sin más os pongo los ingredientes y el procedimiento.

Ingredientes:

- 150 g de pistachos pelados.
- 300 g de harina integral (leed comentarios más abajo).
- 1 sobre de polvo para hornear.
- 3 ó 4 huevos grandes.
- 230 g de xilitol.
- 220 ml de aceite de oliva virgen suave.
- 200 ml de leche vegetal (yo usé de arroz).
- 240 g de calabacín.



Procedimiento:

Lo primero que tenemos que hacer es pelar los pistachos y picarlos. Reservamos una parte para decorar por encima el bizcocho. Lavamos, pelamos y picamos en un procesador el calabacín (no picar en demasía, dejar los trozos ligeramente grandes). Precalentamos el horno a 180º C. A continuación echamos en un bol grande los huevos, el aceite,  la leche y el xilitol. Removemos con paleta hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados. Después echamos la harina y el polvo de hornear. Trabajamos la masa (es un poco pesada) y cuando tengamos bien integrados todos los ingredientes añadimos el calabacín y los pistachos removiendo de nuevo.
Engrasamos un molde, vertemos la masa y echamos por encima los pistachos. Horneamos durante una 1/2 hora a 180 ºC (con convección) y después bajamos el horno a 150-140º C y continuamos horneando hasta completar la cocción (aproximadamente 1 hora y 10 minutos).



Comentarios:

El calabacín aporta humedad al bizcocho, por lo que es un bizcocho contundente no es esponjoso. Las harinas que yo empleé fueron de centeno integral y de trigo Ablaca ambos ecológicos, este último comprado en la Finca río Pradillo, una variedad de trigo ecológico que ellos mismos cultivan. Utilicé la mezcla de trigo para aligerar un poco la masa, pero si lo preferís podéis usar solo harina integral. Lógicamente, si usáis solo harina integral tendréis que modificar la cantidad de líquidos (leche y aceite) y probablemente añadir algún huevo  más.
Si veis que el bizcocho se os tuesta mucho por encima, poned un poco de papel de aluminio en la segunda parte de la cocción.
Cuantos más pistachos echéis por encima ¡más crujiente y rico os quedará!
Para endulzar, he utilizado xilitol  ya que intento no añadir azúcar refinado y, además, el resultado con el xilitol es fantástico y hace apto el bizcocho a personas con problemas con la glucosa. Si no tenéis xilitol, podéis usar otras alternativas como panela o azúcar de coco, pero vigilad las cantidades ya que el poder endulzante de éstos últimos es bastante mayor que el del xilitol.
Como siempre os invito a dejar vuestros comentarios y sugerencias.
¡Un abrazo!



0 comentarios:

Publicar un comentario