martes, 21 de marzo de 2017

Ensalada de quinoa con aderezo de canela

Receta Ensalada de quinoa con aderezo de canela El Arte de cuidar T
¡Ya es primavera! Qué ganas teníamos todos de que por fin llegase el calorcito. Estoy convencida de que con el buen tiempo más de uno@ decide empezar a comer más sano y cuidarse más. ¿Por qué no empezar con una deliciosa ensalada de quinoa con aderezo de canela?. Suena bien ¿verdad?, pues es rápida de hacer y muy pero que muy rica y. Además, la quinoa está cargada de vitaminas (sobre todo del grupo B) y minerales y no contiene gluten por lo que es apta para celiacos e intolerantes.

Sin más os dejo como prepararla.

Ingredientes para la ensalada (para 3-4 personas):

- Una taza de quinoa.
- Un aguacate maduro.
Receta Ensalada de quinoa con aderezo de canela El Arte de cuidar T- Una manzana.
- 1 tomate grande.
- Tofu ahumado al gusto.
- 1 calabacín pequeño.
- Pipas de calabaza.
- Sésamo tostado.
- Nueces al gusto.


Para el aderezo:

- 3 cucharadas de aceite de oliva virgen.
- Vinagre de manzana al gusto.
- 1 cucharadita de mostaza suave.
- Un poco de ágave.
- Un chorrito de salsa de soja baja en sal.
- Una cucharadita de canela molida.



Procedimiento:


Lo primero que hemos de hacer es lavar y cocer la quinoa. Para ello, cogemos un colador de orificios pequeños y la lavamos muy bien bajo el grifo hasta que el agua salga prácticamente blanca (mirad comentarios más abajo). A continuación, ponemos una olla con 3 medidas de agua (de la misma taza en la que hemos medido la quinoa)  a fuego alto y con un poco de sal. Cuando rompa a hervir añadimos la quinoa y dejamos que se cueza a fuego normal hasta que se evapore el agua por completo. No hace falta remover muy a menudo solo de vez en cuando. Una vez cocida la ponemos en un recipiente y la dejamos enfriar.
Mientras vamos preparando el resto de ingredientes. Lavamos muy bien el calabacín y el tomate y los partimos en dados. Después, pelamos la manzana y la troceamos. Partimos el aguacate a lo largo y con la ayuda de una cuchara extraemos la pulpa que también cortaremos en dados. Hacemos lo mismo con el tofu.
Mezclamos todos los ingredientes junto con la quinoa fría y añadimos el sésamo, las pipas y las nueces.
Para preparar la salsa tan solo hay que mezclar bien los ingredientes. Os aconsejo probarla antes de regar con ella la ensalada para rectificar de dulce o salado.

Servir bien fría y ¡a disfrutar!

Receta Ensalada de quinoa con aderezo de canela El Arte de cuidar T

Consejos:

La quinoa existe en tres variedades blanca, negra y roja, aunque también se puede encontrar variaciones como la morada o naranja. La más vendida y fácil de encontrar es la blanca y también hay en el mercado presentaciones de las tres variedades (que es la que he usado yo en esta receta). Las propiedades de una y otra son muy similares,pero si es verdad que la negra y la roja son un pelín más duras y tienen un sabor algo diferente.
La quinoa ha de ser lavada muy bien para eliminar las saponinas responsables del sabor amargo típico de la quinoa y, aunque no lo indique en el paquete, yo la lavaría siempre.
La ensalada está también muy rica si le ponéis mango, piña, papaya, granada o cualquier otro tipo de fruta.
Cuando cortéis el aguacate podéis regarlo con limón para que no se oxide y se ponga negro.
Por último, os doy un truco que yo uso mucho y es que cuezo más cantidad de quinoa de la que me hace falta y la conservo en la nevera. Si lo hacéis podéis ir usándola para hacer diferentes platos y así no os dará tanta pereza tener que cocerla. También podéis separar porciones y congelarla.


miércoles, 15 de marzo de 2017

Tortas de aceite y anís con harina de espelta

A mí y a mi familia nos encantan estas tortitas. Recuerdo que en casa de mis padres siempre las tenían y, a día de hoy, siguen siendo el desayuno favorito de mi papi. Así que me dije: "¿por qué no hacer una versión más sana semi-integral, ecológica y que no contenga azúcar?". Tras varias pruebas y variaciones os puedo decir que he creado la receta que más nos gusta.
La masa es rápida de hacer y no requiere mucho amasado ni levado, pero sí es algo más entretenido darles forma, aunque pensando en el resultado merece la pena invertir un poco de tiempo.

Ingredientes para unas 12-13 tortitas:

- 75 ml de un buen aceite de oliva virgen, a ser posible suave.
- 100 ml de agua templada o leche vegetal (ver consejos)
- 5 g de anís en polvo.
- 4 g de levadura panadera seca.
- 8 g de anises en grano.
- 10 g de semillas de sésamo tostadas.
- Un chorrito de esencia de naranja.
- 100 g de harina eco integral de espelta (ver consejos)
- 150 g de harina eco blanca de espelta.
- 60 g de xilitol.
- Una pizca de sal.
- 1 huevo para pintar.
- Panela para decorar (opcional).



Preparación:





La preparación de la masa puede ser a mano o bien en una panificadora o amasadora. Como os decía, es una masa fácil de trabajar por que no requiere mucho amasado y se va despegando con facilidad gracias al aceite. Yo la hago unas veces a mano y otras en la panificadora (depende de la prisa que tenga). Si la hacemos a mano ponemos en un bol la harina junto con la sal, la levadura y el xilitol, añadimos el aceite de oliva y el agua (o leche vegetal, más abajo os explico la diferencia) y amasamos durante unos minutos. Cuando la masa esté unida, añadimos el anís en polvo, el anís en grano, el sésamo y la esencia de naranja. Seguimos amasando hasta que la masa se despegue perfectamente de las manos. Si la hacemos a máquina ponemos primero los líquidos y después la harina y el resto de ingredientes usando el programa de amasado.
Hacemos una bola y la dejamos reposar bien tapada con tela o film durante una hora aproximadamente.
Una vez transcurrido el tiempo, la masa habrá crecido algo. No creo que llegue a doblar el volumen, ya que le pongo poquita levadura, pero al tocarla sí notaréis que la textura ha variado y ahora es más esponjosa tipo pan.
Precalentamos el horno a 220º C. Nos ponemos en una superficie lo suficientemente cómoda y grande para amasar las tortitas. Para ello, cogemos trozos de masa de aproximadamente 50 g y hacemos una bola que aplastaremos primero con la mano y después con un rodillo. Si queréis que la forma quede perfecta, usar un molde o un envase circular para cortar la masa, id juntando la masa que os vaya sobrando para posteriormente reutilizarla. Continuad así hasta tenerlas todas con forma.
Forramos las bandejas del horno con papel de hornear y colocamos las tortas. Batimos el huevo y las pintamos. Por último, echamos por encima un poquito de panela.
Bajamos el horno a 180º C y horneamos las tortas durante unos 10-12 minutos. Tienen que quedar doradas pero blandas, la razón es que al sacarlas del horno hay que dejarlas en una rejilla para que enfríen y entonces es cuando se endurecen.



Consejos:

Las tortas se pueden hacer totalmente integrales, pero el resultado es mucho más seco. Tened en cuenta que si queréis hacerlas totalmente integrales la masa os pedirá algo mas de líquido. Eso sí, elegid siempre una harina de buena calidad a ser posible ecológica. En el mercado hay marcas asequibles que realmente merecen la pena, yo siempre uso El Rincón del Segura o El amasadero.
La panela que se les echa encima es opcional aunque les da un color y sabor muy rico, he intentado poner xilitol pero no queda igual, se derrite muy pronto y no les da el color caramelizado.
Al estirar la masa no hace falta más harina ya que el aceite hace que se despeguen con facilidad.
Deben de quedar finas, pero no tanto que no seáis capaces de despegarlas de la encimera o se quemen, para este propósito yo me ayudo de una espátula para pan.
La mejor manera de conservar las tortas es envueltas en papel vegetal y luego en una bolsita de plástico.
La diferencia entre hacerlas con agua o leche vegetal es la textura que queda una vez enfriadas. Con el agua quedan más blanditas y con la leche vegetal quedan más crujientes. Probad de las dos maneras a ver cómo os gustan más.
En cuanto a la levadura, he probado a hacerlas con polvo para hornear en lugar de levadura panadera y no me gustó tanto el resultado.
En otras recetas emplean licor de anís en lugar de anís en polvo, yo prefiero eliminar esta opción por el alcohol, y de verdad que el anís en polvo les da un sabor exquisito.


Pasad buena semana y ya sabéis que podéis dejarme los comentarios y sugerencias que tengáis.
Un abrazo. Alicia.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Rollitos de berenjena con ricotta y nueces

¡Ya estamos por aquí de nuevo con otra rica recetita! En esta ocasión le dedicamos un homenaje a la cocina italiana con unos Rollitos de Berenjena rellenos de ricotta y nueces. La berenjena es muy versátil en la cocina, podemos prepararla de mil y una maneras y además tiene muchas propiedades nutricionales; es antioxidante, rica en potasio, cobre, ácido fólico y magnesio. Además contiene muy pocas calorías y tiene un alto contenido en agua, por lo que es muy saciante y por ello se recomienda en dietas de adelgazamiento. Lógicamente esta receta no es baja en calorías ya que lleva varios tipos de quesos pero UN DÍA ES UN DÍA y nos podemos dar un capricho de vez en cuando ¿no?. No me entretengo más y os pongo mi versión de este plato y espero que os guste.

Con estos ingredientes tenéis para unos 13 rollitos.

Ingredientes para la salsa de tomate casera:

- 8 tomates.
- Ajo en polvo.
- Aceite de oliva virgen.
- Hierbas provenzales.
- Sal
- Una cucharadita de azúcar o xilitol (opcional).

Ingredientes para el relleno:

- 1 Berenjena grande
- 1 tarrina de ricotta o requesón de unos 200 g
- 2 cucharadas de queso de untar light.
- Queso Grana Padano rallado.
- 4 ó 5 tomates secos hidratados.
- Un puñado de nueces.
- Orégano.
- Sal.

Preparación de la salsa:

Lavamos bien los tomates, los pelamos y troceamos. Ponemos una cucharadita de aceite de oliva en una sartén y antes de que esté muy caliente echamos los tomates troceamos. Vamos removiendo y triturando de continuo para que no se nos peguen. Cuando estén casi listos, añadimos un poco de sal, el ajo y las hierbas provenzales. Cocinamos un par de minutos más y rectificamos de sal. Añadimos el azúcar si queremos equilibrar la acidez. A continuación, pasamos la salsa por pasapuré y reservamos.

Preparación del relleno y de la berenjena:

Echamos la ricotta en un bol y mezclamos con el queso de untar. Después, añadimos el orégano, los tomates secos cortados e hidratados (en comentarios os dejo cómo hacerlo), las nueces previamente trituradas y un poco de sal.
Refrigeramos la pasta resultante y mientras vamos preparando la berenjena. Para ello la lavamos bien y la partimos en láminas muy finas, podemos ayudarnos de una mandolina.
A continuación, ponemos un poco de aceite de oliva virgen en una sartén y, cuando esté bien caliente, vamos dorando las láminas de berenjena. Tenemos que tener mucho cuidado de que no ses nos quemen ya que son muy finitas.
Una vez que las tengamos asadas, vamos tomando una cucharada de relleno y enrollamos las berenjenas sobre si mismas hasta formar un rollito. Las ponemos en una fuente y servimos con la salsa de tomate y el queso Grana Padano por encima.

Comentarios:

Se trata de un plato semi-frío, lo ideal es servir con la salsa de tomate bastante caliente.
Si no encontráis Grana Padano rallado comprad una cuña y ralladlo en el momento o bien sustituir por otro queso tipo Emmental aunque tendrá un sabor más dulzón.
Los tomates secos los suelen vender en bolsas o sueltos. Para hidratarlos y conservarlos lo mejor es ponerlos en agua hirviendo y cuando estén hidratados, conservarlos en la nevera en un tarro de cristal lleno de aceite de oliva. Tienen un sabor contundente por eso tened cuidado con las cantidades de sal que añadáis al queso y al tomate. Las berenjenas se asan sin sal para no abusar.

Espero que os haya gustado y que disfrutéis de una magnífica semana. Un abrazp.

Alicia